EJERCICIO

Tiempo

 

¿Sabías que con tan solo dedicar un 5% de tu día para realizar actividad física contribuís a tu bienestar físico y mental?

Elegí moverte. El ejercicio es fundamental para bajar de peso y mantenerte saludable. Solo bastará separar un par de minutos de los 1440 que tiene el día.  30 minutos de caminata diaria son suficientes para alcanzar tus objetivos.

 

Pequeños cambios, grandes diferencias

·         Usá las escaleras en vez del ascensor;
·         Incorporá la bicicleta y la caminata a tus alternativas de transporte;
·         Si tu destino es lejos y tenés que ir en auto, estacioná un poco más lejos para añadir pasos a tu día;
·         Paseá a tu mascota.
·         Limitá el tiempo que le dedicás a ver televisión y a usar la computadora y aprovechá para jugar más tiempo con tus hijos.
·         Bailá. Aunque sea en la intimidad de tu habitación, ¡Dejarte llevar por tus ritmos favoritos puede ayudarte a quemar más de 300 calorías por hora!;
·         Realizá los quehaceres. Pasar la aspiradora por tu habitación, ordenar tu hogar, o lavar el auto no sólo son tareas domésticas sino ¡Oportunidades para hacer ejercicio!

 

¿Cómo empezar y continuar?

·         El primer paso es armar un plan en función de tus hábitos. Podés empezar ya, ¡cuando quieras!
·         Hacer lo que te gusta te mantiene motivada. Elegí una actividad que sea de tu interés y a la vez, apropiada para vos.
·         No te rindas si no te salen los ejercicios a la perfección o si no vez resultados en un plazo corto. Recordá: sólo se mejora con práctica y consistencia; interrumpirlos no va a ayudar tampoco.
·         Cuando realices una actividad aeróbica, asegúrate de que su duración sea de, por lo menos, 30 minutos.
·         Variá tu rutina. Disminuye la posibilidad de aburrimiento y de lesiones.
·         Probá varias clases. Quizás descubras que te gusta alguna dinámica que nunca hubieras pensado. Además, es bueno para conocer gente nueva.

 

Hacer ejercicio contribuye a tu bienestar integral

Además de disminuir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca, presión alta, osteoporosis, diabetes y/u obesidad, mantiene las articulaciones, los tendones y los ligamentos flexibles de modo que mejora la movilidad del cuerpo, reduce algunos de los efectos del envejecimiento, contribuye al bienestar mental y ayuda a tratar la depresión, el estrés y la ansiedad, aumenta la energía y la resistencia y ayuda a dormir mejor.